¿Desde cuándo son obligatorios
los Planes de Igualdad?

La Ley de igualdad (Ley Orgánica 372007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de
mujeres y hombres) surge con la intención de eliminar la desigualdad de oportunidades en las empresas españolas y así instaurar políticas de igualdad que ayuden a las personas trabajadoras a mejorar su calidad de vida tanto dentro como fuera de su trabajo.

En el año 2019 la Ley se endurece fijando plazos y sanciones para las empresas que no instauren su propio Plan de Igualdad.

“ El plazo para tener el Plan de Igualdad termina el 6 de marzo de 2020, a partir del 7 de marzo del mismo año comienzan las sanciones. ”

¿Cómo es el proceso?

La entidad debe partir con un compromiso real y por escrito por parte de la cúpula directiva, teniendo en cuenta que este proceso de mejora y reflexión de la empresa tiene que contar con el total de la organización.

Para ello es fundamental que colaboren desde el principio todos los departamentos, especialmente RRHH, y la plantilla que serán un gran aliado a la hora de la implantación.

Metodología:

1. Compromiso:
Tener un compromiso real de la Dirección y altos cargos de la empresa.

2. Comisión de Igualdad:
Un equipo de trabajo mixto con funciones específicas para el éxito del proceso.

3. Diagnóstico:
Análisis detallado de la situación sobre la igualdad de oportunidades en la empresa.

4. Programación:
Elaboración del Plan de Igualdad, marcando los objetivos y medidas ambiciosas.

5. Implantación:
Ejecución de las acciones previstas en la programación del Plan de Igualdad.

6. Evaluación:
Comprobar si se han logrado los objetivos y las tareas establecidas durante el Plan de Igualdad.

“Nuestra metodología está diseñada para no interferir de forma negativa en el día a día de la organización.”

¿Cómo afecta al día a día de mi empresa?

Todas las obligaciones legislativas que afectan a las empresas están sujetas a opiniones, lo que es indudable es que llevar a cabo un Plan de Igualdad va a generar múltiples beneficios a la organización. A continuación, vamos a diferenciar los aspectos que se pueden reflejar en un futuro inmediato tras la realización del Plan de Igualdad y otros que se generarán a medio y largo plazo.

Beneficios directos.

  1. Mejora el clima laboral.
  2. Mejora la productividad.
  3. Empleados más involucrados.
  4. Equipos más participativos.
  5. Capacidad de atraer y retener el talento.
  6. Mayor diferenciación de la competencia.

Beneficios indirectos.

  1. Evitar sanciones de la Administración.
  2. Poder aspirar a subvenciones.
  3. Capacidad de presentarse a licitaciones.
  4. Empresa más ágiles.
  5. Crea una cultura interna positiva.
  6. Optar al DISTINTIVO de “IGUALDAD EN LA EMPRESA”: reconocimiento institucional.

¿Tienes más dudas sobre Planes de Igualdad?

Si con éste Post no has conseguido solventar todas tus dudas o quieres preguntarme cualquier otra cosa puedes contactar con nosotros aquí.

Graduada en Trabajo Social, especializada en Mediación, Peritaje Social, Intervención en Mujeres Víctimas de la Violencia de Género e implantación
de planes y medidas de igualdad en empresas y organizaciones.

Coordinadora del Área de Igualdad de la Asociación Española Multisectorial de Multiempresas (AEMME).

Belén Largacha Quintana

Socia/Directora y Responsable del Área Social, AL & Asociados